FITNESS: INDUSTRIA MILLONARIA O MODA PASAJERA?

Por: Mauricio Parra.
 
Es importante tanto definir el concepto como entender la diferencia entre Fitness, Wellness y Sports. Fitness: es el conjunto de ejercicios o métodos de entrenamiento especialmente indicados para conseguir y mantener un buen estado físico. Wellness: conjunto de acciones en búsqueda de un bienestar de salud general, poniendo en equilibrio los niveles mentales, físico y emocional. Sports: en español deporte, son las actividades sujetas a determinadas normas y manuales en que se hacen pruebas, con o sin competición, de habilidad, destreza o fuerza física. Están reglamentadas y hacen parte de circuitos olímpicos regularmente. Así, son 3 términos completamente diferentes pero conectados entre sí, esta dinámica de conexiones, actores y puntos de unión que se desarrollan por la fricción natural entre ellos es lo que crea grandes sectores económicos.
 
 
¡El fitness no es nuevo! décadas atrás ya había creado el impacto mundial que vemos ahora, desde el auge del fisicoculturismo en los 60 y 70`s, en los 80`s las medias altas y trusas de colores impactaron Hollywood y en los 90`s el mundo suspiraba con los workout de Cindy Crowford. En Colombia empezó a permear el mercado de manera masiva 10 años atrás con un cambio de hábitos del consumidor, buscando un estilo de vida más saludable y un importante interés estético. Pero no hablaremos del fitness de manera técnica, lo abordaremos como sector económico y como “industria”… ¡si es que lo es!.

Desde el contexto empresarial, es el conjunto de empresas y consumidores que generan transacciones económicas en la libre oferta y demanda de productos y servicios, es decir, si usted vende suplementos, ropa o es entrenador, ya es uno de los actores de este sector económico, independiente que sea formal o no, esto lo hablaremos más adelante. Su crecimiento siguió la parábola de los análisis básicos del marketing, primero se crea una tendencia (nace), se vuelve una moda (se viraliza) y luego un estilo de vida (se equilibra) Pero después de este contexto, ¿Es el Fitness realmente una industria?
 
Para hablar de una industria bajo el contexto país, hay muchos parámetros que lastimosamente lo alejan de serlo, para mí el más importante, es la falta de formalización de los productos y servicios y esto va más allá de hablar sólo de impuestos o empresas, “para mí la formalización es una actitud de vida ante los negocios y las ideas”. Como negocio, el Fitness en Colombia no ha alcanzado ni el 30% del potencial que tiene, y aunque esto suena a que hay mucho futuro en ese negocio, no significa eso necesariamente, la falta de interés de muchos de los empresarios en profesionalizar sus prácticas, las mentiras del concepto “saludable” y el desconocimiento de las entidades gubernamentales sobre este fenómeno, podrían dejarlo en un estado de congelamiento o estancamiento sumado a otras variables que lo afectan como:
 
-La moda de crear emprendimientos y no de estructurar empresas.
-Las grandes empresas privadas no tienen conocimiento real del concepto.
-El exceso de ego lo desvía de su contexto de industria.
-Las nuevas ferias sin enfoque y estructura, desgastan la inversión de las marcas.
-Los “gurus”, las mentiras, los falsos “especialistas” y el exceso de lo “empírico”.
-La falta de estudios, datos y estadísticas económicas.
-Es un sector que aún lo sostiene el masivo ingreso y salida de personas que quieren logros rápidos.
-La falta de exportaciones e internacionalización de productos, lo cual es un medidor vital para que el gobierno voltee a mirar una industria.
 
Volverlo una industria depende netamente del día a día de todos los actores y sus buenas prácticas empresariales, la colaboración entre empresas, la generación de academia y observatorios, el enlace con las grandes marcas y la formalización, dado que es un sector rico en oportunidades como el desarrollo de negocios digitales, productos realmente orgánicos y saludables en un país rico en agricultura, generación de marcas aspiracionales, enlaces y cobranding entre marcas, etc.
 
Pese a que después de 10 años este fenómeno ya debería estar más estructurado y fortalecido, queda la esperanza que lo haga en la próxima decada de la mano de las nuevas generaciones y su afán por un mejor mundo, el mejor cimiento que se puede dejar, es que desde los pequeños actores hasta las grandes marcas, vean esta tendencia de una manera más seria, responsable, le inviertan tiempo, conocimiento y presupuesto para fortalecerla.
 
Perfil
 
MAURICIO PARRA
Director creativo, financiero y analista de marketing con más de 15 años de experiencia  posicionando marcas, desarrollando proyectos, asesorando emprendimientos y recientemente CEO de empresas como Expofitness Latinoamerica (2016-2019). Actualmente es consultor de marketing estratégico y asesor de empresas en mejoramiento del modelo de negocio.