EN BÚSQUEDA DE LA DEFINICIÒN MÁXIMA

Por Armando Villa (4 Veces campeón del mundo)

Ser enorme no es suficiente. Ha habido competidores que se presentan mas grandes que sus rivales, pero al momento de las llamadas deben dar un paso atrás, a veces se desestima la necesidad de derretir al máximo los glóbulos de grasa presentes en los adipocitos subcutáneos estriados y cubiertos de venas. El nivel de grasa corporal de un culturista profesional llega a un

índice tan bajo que el cuerpo puede responder a esto con una crisis metabólica. Para lograr y mantener ese nivel adiposo tan bajo es necesario bloquear las vías protectoras y aumentar la liberación y oxidación de grasa almacenada.

En este contexto nos referimos a la grasa como tejido adiposo subcutáneo, o sea la grasa que puede pellizcarse en cintura, muslos, etc. Antes se pensaba que los adipocitos eran células metabólicamente inactivas, pero hoy se sabe que son células en constante flujo de absorción, almacenamiento, liberación, secreción de ácidos grasos y glicerol, los componentes de los triglicéridos (grasa); también producen hormonas y factores de señalización (adipocinas), que afectan los tejidos cercanos (paracrina) y otros tejidos localizados por todo el cuerpo o el metabolismo (Endocrino). Los fisicoculturistas se han hecho empresarios profesionales pues contratan entrenadores y consultores, famosos gurús dirigen sus dietas, todo cuidadosamente detallado minuto a minuto, diciéndoles exactamente que, cómo, cuándo y cuánto deben comer. Tomas de medidas semanalmente durante el periodo pre-competencia y diariamente cuando se avecina el evento. Existen diferencias entre los gurús, pero la mayoría se alejan de las dietas muy bajas en carbohidratos, dándole preferencia a una dieta más balanceada en Macronutrientes.

A pesar de que existen muchos tipos de dietas y el momento en que una dieta específica puede ser mas conveniente, los últimos campeones y competidores de élite tienen que guiarse por los gurús que recomiendan una proporción equilibrada (25-40%) de carbohidratos). Cuando los competidores PRO dicen que todo comienza con la dieta tienen toda la razón. No importa si tienes un catéter que te inyecte infusiones de todas las drogas existentes conocidas, sino llevas una dieta disciplinada y un riguroso programa de entrenamiento cardio adecuados, no conquistaras el éxito. El consumo y perdida de calorías podría ser algo simple de controlar, pero estos individuos son extremadamente diligentes en la forma como se adhieren a una dieta hipocalórica en la fase previa de una competición, sus regímenes de entrenamiento puede que no quemen todas las calorías que Michael Phelps consumió durante sus apariciones olímpicas, pero sus rutinas seguro que dejarían exhaustos, con nauseas y doloridos por días.

CUERPOS SUPER DETALLADOS
En los últimos 40 años el fisicoculturismo ha presentado físicos extremadamente magros. Algunos hombres han conseguido un estado tan seco y limpio de grasa que sus cuerpos son autenticas cartas anatómicas. Sin embargo, a veces tiene su precio sino recordamos el ejemplo de Andreas Munzer, muerto en 1996 como consecuencia de un

insuficiencia orgánica múltiple, Munzer fue famoso por estar increíblemente seco durante todo el año. No obstante, muchas de sus técnicas continúan vigentes y usándose combinadas con mas drogas y terapias que no estaban disponibles en aquella época. Cuando se habla de sustancias para quemar grasa, pocas veces se mencionan los esteroides anabólicos androgénicos (AAS). Sin embargo, como lo demostró Munzer al reducir la ingesta de AAS aromatizables, el efecto de retención de grasa de los estrógenos en los adipocitos puede minimizarse o eliminarse. En las células de grasa, los estrógenos promueven vías que aumentan la lipogénesis (almacenamiento de grasa), entre ellas está la conversión de cortisona en su forma activa: cortisol. Al evitar los AAS que pueden convertirse en estrógenos por vía de la enzima aromatasa, se produce menor cortisol en los adipocitos reduciendo la señalización de almacenamiento de grasa. Los andrógenos también desvían las células madres del linaje de adipocitos (células de grasa) a precursores miogénicos (musculo esquelético). A través de los años puede que el cuerpo de Munzer no solo tuviera menos grasa almacenada, sino también un numero inadecuado de adipocitos, posiblemente desplazando la grasa a lugares ectópicos de almacenamiento (ej: hígado, músculos, arterias, vísceras, grasa pericárdica, etc.). la muerte de Munzer fue extremadamente trágica, pero pudo haber entregado interesantes observaciones clínicas que habrían podido ayudar tanto a médicos como a culturistas. La desviación progresiva de las células madres mesenquimatosas de las células de grasa hacia las células satélites musculares puede explicar la “madurez muscular” vista en muchos fisicoculturistas.

El músculo esquelético es también tejido paracrino y endocrino. Recientemente se descubrió una hormona llamada irisina, la cual es liberada por el ejercicio muscular y que convierte la grasa blanca (grasa almacenada) en grasa marrón (grasa quemadora de grasa). Si bien no existen reportes del uso de irisina sintética, es solo cuestión de tiempo antes de que este disponible y se comience la auto experimentación. Esta hormona derivada de los músculos podría convertir al cuerpo en una maquina quemadora de grasa especialmente durante la exposición al frio o después de las comidas.
A, conocida como T3, una de las principales hormonas

LA APARIENCIA EXTREMADAMENTE SECA PUEDE SER FATAL
Se rumorea que Munzer también usaba una droga para reducir la producción de glucocorticoide (ej: el cortisol), tal droga sería Cytadren (aminoglutetimida), un fármaco de primera generación, el Cytadren no es específico en el sentido que interfiere con la producción de esteroides y varios pasos, pero no bloquea una enzima especial que reduce una hormona especifica. Cuando el equilibrio hormonal es interrumpido, la salud metabólica del cuerpo se ve afectada de forma negativa, haciendo al individuo menos tolerante al estrés. Cytadren tiene beneficio agregado que consiste en inhibir la actividad de aromatasa, pero no de forma tan especifica como el Anastrozol y Letrozol. El Anastrozol (Arimidex), recibió aprobación de la FDA 2 meses antes de la muerte de Munzer, y el Letrosol (Femara), solo sería aprobado al año siguiente. Los AAS que Munzer utilizaba eran derivados de DTH, y por lo tanto no aromatizables, agravando la deficiencia en estrógenos. El Anastrozol y Letrozol son los fármacos preferidos para reducir la aromatasa y son un elemento básico en el recetario de los fisicoculturistas. En el culturismo puede que la supresión de cortisol y la aldosterona suene fantástico, el cortisol es la hormona catabólica del estrés que aumenta la degradación muscular, retención de líquidos y almacenamiento de grasa; la aldosterona es un mineral o corticoide que aumenta la reabsorción de sodio en los túbulos renales agravando la retención hídrica. Bloquear la generación del cortisol reduce la perdida muscular y el agua extracelular, y también ayuda a perder grasa, así mismo evita que el cuerpo envié sodio cuando sienta que la presión sanguínea esta baja o si hay un desequilibrio de fluidos. A esto se debía la apariencia super seca de Munzer durante todo el año, sin embargo, eso mismo lo hizo vulnerable al shock y perjudicó la habilidad de su cuerpo para responder a una baja de azúcar (el seguía una dieta muy baja en hidratos y utilizaba insulina).

El agua corporal se trata con diuréticos. Existen diversas clases de este tipo de fármacos, pero el mas potente es la Furosemida (Lasix). La parte negativa de la Furosemida es que reduce de forma dramática la concentración de electrolitos, resultando calambres musculares. Esto causa que los culturistas cambien o sustituyan y a veces combinen con diuréticos ahorradores de potasio, permitiendo que el cuerpo tolere una mayor cantidad de perdida de líquidos. Desafortunadamente esto puede medirse de manera equivocada resultando en una peligrosa concentración de potasio en el organismo, lo cual afecta el ritmo cardiaco. La causa casi segura de la muerte de Benaziza en el 92.


TASA METABÓLICA Y PÈRDIDA DE GRASA
La hormona que afecta de forma mas directa la tasa metabólica es la TRIODOTIRONIN

producidas por la glándula TIROIDES. La que se produce en mayor cantidad es la T4, menos potente pero que puede convertirse a T3 en las células. Durante una dieta baja en calorías la cantidad de hormona tiroidea producida y liberada se reduce, así como la cantidad de enzimas convertidoras en las células. Antes de una competición pasamos por una dieta hipocalórica moderada, el cuerpo interpreta esto como un periodo de baja disponibilidad de alimentos y reduce la tasa metabólica para desacelerar la perdida de calorías y preservar el almacenamiento de energía (grasa y glucógeno) para contrarrestar esto, los atletas toman T3 (CYTOMEL) y T4 (SYNTHROID, LEVOTHYROXINE) o un extracto glandular (ARMOUR THYROID); Las dosis que usan son mayores que las prescritas a los pacientes con hipotiroidismo. Al generar un estado hipertiroideo la persona puede quemar muchas calorías mas que en estado normal, y mucho màs aún si se compara con un período de dieta hipocalórica, la cual no está libre de riesgos, pues se puede ver reducida la fuerza, causar insomnio, inducir ritmos cardiacos alterados. En combinación con drogas estimulantes o en presencia de desequilibrio electrolítico, el riesgo de arritmia cardiaca se incrementa potencialmente.

Otro eje de manipulación endocrina para la perdida de grasa es la GH (Hormona de Crecimiento), la cual puede usarse para tal fin con dosis de 3 UI (1 a 2 mg por día). Cuando se administra en dosis mayores la pérdida de peso puede incrementarse, pero no de forma lineal.

Además, una evaluación en las concentraciones de IGF.1 se asocia con edemas, y la HG también promueve la actividad de aromatasa (producción de estrógenos) con el advenimiento de IGF.1 la tendencia ha sido pasar de altas dosis de HG a otras más moderadas.

LA EFEDRINA… aún puede estar disponible para algunos culturistas y es muy efectiva si se usa en combinación con cafeína. Otra droga efectiva es el Clenbuterol, la cual junto a otros fármacos de su clase se une a un receptor BETA-ADRENERGICO: el Adrenoreceptor beta 2 (b2AR), localizado principalmente en las células musculares y el tejido marrón. El b2AR es responsable de encender la tasa de ácidos grasos, siendo transportados en las mitocondrias. El efecto termogénico del clenbuterol y otros agonistas b2AR se debe al efecto de desacoplamiento, lo que significa que, en vez de generar energía en forma de ATP, la quema calórica se “desperdicia” como calor. El desacoplador fenólico DNP es un químico industrial que se utilizaba para tratar la obesidad, incapacitando las mitocondrias. En oposición a la respuesta enzimática de la interacción del receptor de “la droga”, el DNP no tiene control de la retroalimentación. Esto significa que, aunque el efecto del clenbuterol esta limitado por la habilidad del cuerpo para reducir la producción de UCP-1 y UCP-2 (proteínas desacopladoras) y regular negativamente el b2AR quitándole a la celula la habilidad de responder a la señal de clenbuterol. El DNP se toma sin ningún regulador celular y el grado de desacoplamiento está directamente relacionado con la dosis usada. Sujetos que han tomado DNP de forma imprudente han estado inmersos en estados con niveles de intolerables de hipertemia (temperatura corporal elevada), que al mantenerse muy prolongada puede causar daños cerebrales e incluso llevar a la muerte. Aun con acceso a atención medica inmediata pueden ocurrir daños cerebrales permanentes. Este químico es muy popular porque es muy efectivo, pero el riesgo que conlleva es muy alto especialmente en novatos el DNP debería ser evitado.

LO QUE MARCA LA DIFERENCIA
Existen fármacos en estudio para un sin número de enfermedades y a los cuales tienen acceso algunos atletas de elite incluidos fisicoculturistas. La LEPTINA es una hormona derivada de las células grasas que no ha funcionado en tratamientos para la obesidad, debido al estado de resistencia a la leptina que presentan las personas obesas, sin embargo, los culturistas delgados que presentan una deficiencia relativa de leptina debido al agotamiento de su almacenamiento de grasa pueden ver un aumento en la tasa metabólica con el uso de la hormona. Una hormona relacionada es la hormona estimulante de melanocitos alfa y los agonistas de receptor de melanocortina (MC4R).
La leptina se una a las neuronas productoras de melanocortina y las estimula a llevar una señal. Los receptores MC4R son estimulados en regiones específicas del cerebro, reduciendo el apetito y aumentando el tono simpático de los adipocitos. Muchos tal vez recuerden que la melanocortina era llamada la droga “barbie” pues no solo aumentaba la perdida de grasa, sino que también daba un bronceado intenso a la vez que causaba excitación sexual.

Existen ciertas técnicas capaces de remover o dañar las células de grasa, eliminar el tejido sin necesidad de dietas, drogas o entrenamientos. Uno de ellos que ha sido desacreditado por la literatura médica, pero que sigue ofreciendo en ciertos centros, especialmente en Europa, es la mesoterapia que consiste en una combinación de drogas lipolíticas inyectadas de forma subcutánea. Fuera de temporada algunos competidores incluso recurren a una liposucción localizada en alguna zona reacia a la perdida de grasa (abdomen, glúteo ó pectoral).

Siempre seguirá la búsqueda constante de nuevas técnicas y drogas que nos permiten la perdida de grasa, en su mayoría experimentales, no han sido aprobadas y conllevan por supuestos riesgos innecesarios. Pues a fin de cuentas todo comienza con dieta y buen entrenamiento, las drogas marcan la diferencia, pero solo si el individuo acepta el esfuerzo y la disciplina.

Este articulo no ha sido escrito con el animo de promover el consumo de drogas o algún fármaco en especial sino de informar e ilustrar al máximo, y espero que aquellos que decidan o consideren usarlos sean conscientes del riesgo que esto implica tanto legal como para la salud.

 

https://www.youtube.com/watch?v=JEpQDnGfKnA