BUSCA TU MEJOR ESTÍMULO, NINGÚN ORGANISMO ES IGUAL

Por Lesli k. Morris (IFBB PRO)

Mitos y verdades rodean el mundo del deporte, uno de los más polémicos se basa en si consumir alimentos antes de la actividad física, o sencillamente no hacerlo para propiciar una mayor quema de calorías. Estudios recientes han dejado abierto un debate muy interesante que quiero compartir con ustedes, dejando claro que es una decisión absoluta y muy personal que debe ser tomada con precaución.

Un grupo de investigadores europeos –de la Universidad de Birmingham y otras instituciones- realizó un análisis con dos grupos de ciclistas durante un mes, un grupo entrenó totalmente en ayunas y el otro habiendo ingerido algún alimento antes del entrenamiento.
Luego de este período los resultados encontrados fueron, que la pérdida de peso mayor fue reflejado por el grupo que realizó entrenamiento en ayuno, pero su desempeño al realizar la actividad había sido notoriamente menor que el segundo grupo.

Ahora bien, lo que sucede a nivel metabólico en nuestro organismo cuando hacemos actividad física sin haber ingerido algún tipo de alimento, para cubrir el gasto calórico del entrenamiento nuestro cuerpo debe buscar reservas de glucógeno, al estar en ayuno y no tener una primera fuente de energía proveniente de una reciente ingesta al romper el ayuno, el cuerpo de una manera inteligente recuerda las reservas acumuladas desde la grasa y por ende, este propicia una pérdida notoria de peso, ya que estamos produciendo un déficit calórico desde nuestras reservas, mas no de una nueva ingesta de alimentos.
Pero, con base al estudio realizado notamos que el segundo grupo tuvo mejor desempeño atlético y la razón es simple, el primer equipo debe esforzarse el doble para gastar las reservas de grasa y llevar su cuerpo al límite obligándolo a utilizar esta energía que se niega gastar por simple gusto.

Pero, aquí viene la mejor parte y es la forma como se utiliza la información que leemos en la red. Debemos tener en cuenta que todos los organismos son completamente diferentes y cada uno tiene sus propias maneras de reaccionar ante cada proceso, algunas cosas a tener presente a la hora de hacer actividad física en ayunas son:
Los niveles de azúcar son realmente bajos y estos disminuyen aún más cuando hacemos ejercicio en ayunas, por lo que pueden surgir episodios de mareo, falta de energía y por ende bajo rendimiento o un doble esfuerzo para tener un buen desempeño.
Además de ello el cuerpo sufre un proceso mucho más lento para recuperarse y estabilizarse después de la sección de entrenamiento y es justo ahí cuando deben existir protocolos adecuados por un profesional en el tema que te guíe en los pasos a seguir para cortar el ayuno de una forma inteligente. Algo sumamente importante, antes de tomar la decisión de implementar esta técnica asegúrate de que tu salud esté totalmente estable y te permita exponer tu cuerpo a una técnica como esta que si bien es efectiva y puede darle un giro a tu proceso es bastante exigente.
Cada dieta debe adaptarse de una forma personalizada de acuerdo a tus actividades diarias, objetivos, requerimiento calórico, y de si padeces o no alguna condición de salud en particular, como por ejemplo, diabetes, problemas cardíacos o en tus articulaciones.

Mi consejo partiendo desde mi experiencia a través de los años y de indagar mucho en cada tema que llega a mis manos es: aprende a escuchar tu cuerpo, conociendo sus necesidades, buscando siempre el estímulo al que mejor responde, no hagas lo que le funciona al vecino o al compañero del gimnasio, ningún organismo es igual todos se comportan totalmente diferente, escucha sus señales y hazle caso.

 

https://www.youtube.com/watch?v=JEpQDnGfKnA