TRABAJO DE PLANCHA

Le llaman plancha, tabla abdominal; es un ejercicio isométrico que utiliza tu propio peso para tensar los músculos y mantenerlos en posición estacionaria. Es muy sencillo, pero eficaz. Sólo tienes que mantener el cuerpo rígido como tabla y logras un trabajo focalizado en hombros, brazos y, por supuesto, abdomen.

La plancha estática es muy común en disciplinas como yoga y pilates porque también te sirve para fortalecer desde el diafragma y los oblicuos, hasta los glúteos y cadera. Sus beneficios: aumenta la fuerza del torso, mejora el equilibrio, ayuda a mantener una postura correcta, marca abdomen y tonifica tus glúteos (siempre y cuando tengas sólo el 6% de grasa corporal), reduce el dolor de espalda, incrementa la flexibilidad de tus músculos.

Cómo realizar una plancha básica
Ponte en posición de tabla (como si fueras a realizar una flexión), conecta los dedos de los pies con el piso, aprieta los glúteos y alínea tu cabeza con la espalda.

Posición tabla:
Apreta fuertemente el abdomen y respira con tranquilidad.

Mantén la posición por 20 segundos e incrementa el tiempo conforme, adquieres condición.

Errores que debes evitar al hacer una plancha frontal:

No te excedas, ve a tu ritmo, no permitas que tu cabeza, hombros o cadera caigan, nunca dejes de sostener la respiración,
no levantes tus glúteos, si sientes dolor en el cuello o espalda, suspende el ejercicio.